Som Energia reinventa las inversiones en renovables

[Nota de Prensa] Generation kWh [ES]

La cooperativa presenta un nuevo modelo de inversión basado en el retorno energético en lugar del retorno financiero.

Este sábado 21 de febrero, coincidiendo con el encuentro anual de grupos locales, la cooperativa Som Energia presentará en Girona la “Generation kWh”, una nueva opción para invertir en proyectos de producción de electricidad que busca ofrecer una alternativa colectiva a la retirada de incentivos a los proyectos renovables y también superar las últimas barreras establecidas en la autoproducción individual de energía.

La iniciativa, que se dirige a todas aquellas personas que compartan la inquietud de generar su propia energía renovable y cambiar el modelo energético actual, se presenta a través de un nuevo portal en internet donde realizar la inscripción previa a la apertura de las inversiones y que desde hoy ya se encuentra disponible en www.generationkwh.es

El funcionamiento es sencillo y consta de tres fases bien diferenciadas. Al inicio, cada participante decide la cantidad de dinero que desea invertir, que puede ir desde 100 euros hasta 2.000 euros o más, en función de la electricidad que utiliza anualmente. A continuación y con la suma de las inversiones, se impulsan nuevos proyectos de energías renovables de diversas tecnologías como la fotovoltaica, la eólica y la minihidráulica. En tercer lugar y durante 25 años, a cada inversor le corresponde una cantidad de la energía producida proporcionalmente a la aportación realizada, traduciéndose esto en un ahorro en la factura eléctrica.

Por ejemplo, en un hogar tipo donde anualmente se utilicen 2.500 kWh de electricidad y quieran autoproducir el 100% podrán hacerlo invirtiendo ahora 1.600 euros. De este modo, tendrán un ahorro económico en su factura durante 25 años, período dentro del cual recuperarán su inversión y contribuirán a la generación de nuevos proyectos de energía renovable.

Som Energia, la cooperativa de energía verde sin ánimo de lucro con sede en Girona fue constituida en 2010 y supera ya los 18.000 socios y socias en el estado Español. Actualmente da servicio de electricidad a más de 22.000 hogares y tiene previsto superar los 15 millones de euros en facturación este 2015. En el blog de ​​la cooperativa se puede ver el resumen de los momentos más destacados y el crecimiento que ha experimentado Som Energia durante el año 2014.

Som Energia

Anuncios
Publicado en cooperació, economia, eficiencia energética, energia, social, sostenibilidad | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

10 pasos para el diseño de una central de energía solar fotovoltaica para autoconsumo

Quetzal Energia. Siguiendo la estela de las últimas publicaciones del blog, donde el tema del autoconsumo ocupa un lugar destacado en los útlimos posts, os voy a dejar una guía de los pasos que seguimos nosotros para el diseño de las instalaciones de autoconsumo en establecimientos industriales o terciarios.

He dividido el proceso en una serie de pasos para facilitar su comprensión.

  1. Espacio para la instalación. Si un establecimiento no tiene un lugar oportuno para poder poner los paneles solares, será imposible realizar una instalación fotovoltaica óptima. Lo primero que hay que ver es el espacio disponible y las posibilidades de orientación, inclinación e integración que tienen los paneles.
  2. ¿Cuánta energía consume el establecimiento? El primer paso es realizar un análisis de la energía que consume el local a largo del día, teniendo en cuenta la potencia simultánea máxima y mínima, sobre todo a la horas diurnas. Para medirlo lo ideal sería dejar un contador durante un tiempo que marque registros cada cortos periodos de tiempo. Es conveniente tener también los recibos de luz actuales.
  3. ¿Cuándo se consume? No es lo mismo una instalación que consuma solo durante una temporada estacional que durante todo el año, ni otra que tenga un consumo mayoritariamente nocturno. Al responder estas tres preguntas ya tenemos los datos suficientes para dimensionar la instalación adecuada a su consumo.
  4. Dimensionamos la potencia necesaria. Según el consumo, el horario del mismo y la colocación de los paneles, con sus pérdidas y rendimientos, dimensionamos la potencia necesaria de nuestra central. Programas como PVSYST o páginas como PVGIS son muy útiles para este dimensionado, pero también puede realizarse con hojas de cálculo propias.
  5. Evaluación previa de la instalación. Tras estos cuatro pasos podemos, y debemos, realizar una evaluación económica del proyecto, para que el cliente decida si le interesa finalmente o no. Esta evaluación deberá tener, cuanto menos, el plazo de amortización, las ganancias acumuladas y el TIR de la operación.
  6. Elección de inversores y series de paneles. Cada modelo de inversor tiene unas condiciones de tensión e intensidad de corriente que limitan su dimensionado, teniendo que colocar los paneles elegidos en series de una longitud mínima y máxima, con un máximo número de series en paralelo. Para el dimensionado correcto de los inversores conviene usar los programas de los fabricantes de  inversores u hojas de cálculo propias, donde se tenga en cuentas los coeficientes de pérdidas de los paneles. El inversor a elegir debe tener una potencia nominal entre un 95% y un 120% de la potencia Mpp del campo de paneles, siendo más cercano al 100% en zonas más cálidas y soleadas y al 120% en zonas más frías y nubladas.
  7. Dimensionado de cableado. Cuando ya se tienen las series de paneles, los inversores y su ubicación habrá que calcular el cableado para la conexión del sistema. La caída máxima de tensión debe de ser de menos del 1,5% hasta el general de la instalación de consumo, al ser equivalente a una acometida eléctrica. Se calculará por un lado la caída de tensión en corriente continua (máximo 1,5%) y por otro lado desde la salida del inversor en corriente alterna (máximo 1,5%). Habrá que dimensionar por otro lado la corriente máxima que permite el cable, según las tablas de los fabricantes se puede ver. Os dejo este enlace para ver las fórmulas de caída de tensión que podéis aplicar en un hoja de cálculo.
  8. Diseño de cuadros de protección. Tendremos que tener dos cuadros de protección, en corriente continua, para alimentar inversores y en corriente alterna para proteger la acometida al consumo. Habrá que poner fusibles y descargadores de sobretensiones en la parte de continua de la intensidad adecuada e esquema unifilar autoconsumointerruptores de corte si fuese necesario. A veces, si el sistema es pequeño, se pueden integrar estos dispositivos de protección dentro del inversor. En la parte de alterna hay que proteger cada salida de inversor con un dispositivo automático, normalmente magnetotérmico. Además a la acometida final al cuadro de consumo habrá que protegerlo tanto a sobrecargas como a defectos por fugas de corriente mediante magnetotérmico y diferencial. Si se dispone de un sistema de  control de no vertido, éste también tendrá que estar protegido mediante magentotérmico y diferencial, ya sea desde el cuadro general o desde nuestra instalación.
  9. Que hacemos con el excedente. Si diseñamos una instalación donde pueda haber excedente de producción habrá que gestionar que se hace con él. Se puede instalar un dispositivo de control que disminuya la producción según el consumo que haya, o que desvíe la energía excedentaria para usos adicionales como puede ser la producción de agua caliente. Otra opción es verter el excedente a la red, previa autorización de la dirección de Energía y la compañía distribuidora y percibir o no alguna retribución por la energía vertida.
  10. Análisis económico de la instalación. Con todos estos pasos resueltos y decididos ya tenemos todos los datos para hacer un análisis económico exhaustivo de la instalación, dónde aparezca todos los datos del punto 5, incluyendo el presupuesto definitivo real y las pérdidas reales estimadas según el diseño completo.

Quetzal Energia

Publicado en energia, social, sostenibilidad, tecnología | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El escándalo de la potencia contratada en el sistema eléctrico

Desde Agosto de 2013 el gobierno empezó a implantar una estrategia para garantizarse los ingresos del sistema eléctrico al incrementar de manera muy notable la parte fija de la factura, la potencia contratada, que para el caso del consumidor doméstico ha supuesto una subida del 92% y en los profesionales, del orden del 145%.

Paralelamente, la parte de consumo ha bajado por lo que, a efectos prácticos, para los consumidores con bajo consumo (pobreza energética, grandes medidas de ahorro, viviendas desocupadas, etc) el resultado es que la factura les ha subido, sin embargo para aquellos consumidores (ya sean domésticos o profesionales) que más energía gastan, el efecto es justo el contrario: la factura les ha bajado. Esto supone un cambio radical de estrategia en comparación a lo que se barajaba a finales del 2012 cuando la CNE propuso el sistema de peajes progresivos donde se proponía que el precio de la electricidad fuera más caro para los que más consumían.

Para conocer cómo afecta esta medida en el sistema eléctrico, hay que ver cómo está estructurado.

Consumidores domésticos, consumidores profesionales

Existen varias tarifas en el mercado, en las que las más bajas se corresponden a la que disponen la inmensa mayoría de consumidores domésticos, siendo el resto destinada a los profesionales. La característica principal es que, en general, el precio de la potencia aumenta con la tarifa, mientras que el de la energía, disminuye. A grandes rasgos pues un consumidor doméstico pagará comparativamente mucho por la potencia, mientras que uno profesional lo hará más por la energía:

Como podemos intuir, en el global de la potencia contratada para cada tarifa, la predominante por una mera cuestión de números, sería la doméstica, ya que es la que más consumidores tiene el sistema eléctrico español, entre 2.0x y 2.1x hay 26.756.656 suministros de un total de 27.596.223 La siguiente pregunta que cabría hacernos, obviamente, es ¿y cuánto se ingresa en cada tarifa por el concepto de potencia contratada?

El primer paso para conocerlo es saber cuánta potencia hay contratada para cada tarifa. Con datos de la CNMC podemos averiguarlo fácilmente y lo primero que sorprende es que sólo la potencia contratada que tiene el consumidor doméstico (110 GW) ya es más que la que todo el sistema eléctrico es capaz de generar (108 GW) si pudiera hacerlo a la vez.

El siguiente paso es una simple multiplicación: por un lado los precios de las potencias en cada tarifa y por otro, la potencia contratada para cada tarifa, aunque matizando que como en las tarifas profesionales se puede contratar diferente potencia para cada periodo eléctrico y además no siempre se factura lo que se tiene contratado, tomaremos el dato de las potencias facturadas, obteniendo un dato que desconocíamos hasta ahora y es que el sistema percibe de los consumidores un total de unos 12.500 M€ (impuestos incluidos) por el concepto de potencia de nuestras facturas:

Con lo visto hasta aquí, vemos que buena parte del sistema se sustenta en base a unas potencias contratadas excesivamente sobredimensionadas, sobre todo para el consumidor de Baja Tensión (tarifas 2.0x, 2.1x y 3.0A). También podemos deducir fácilmente el por qué de las  numerosas trabas que el Estado impone, con su regulación del siglo pasado, para que el consumidor pueda gestionar eficientemente su potencia contratada no interesándole para nada cambiarlo a un esquema de potencia demandada, como sería justo: es un asunto recaudatorio.

¿Cómo afecta esto a mi casa o a mi empresa?

Si la potencia contratada global de todos los consumidores asciende a casi unos 185 GW y la máxima potencia demandada por el conjunto de consumidores en el 2014 ha sido hasta ahora de casi 39 GW (el  4 de febrero a las 20:18), entonces comprendemos la magnitud del inmenso desajuste que existe en nuestro sistema con respecto a la potencia.

Esto que ocurre a escala macro lógicamente también sucede a nivel de nuestra vivienda o nuestra empresa y demuestra el total incumplimiento de las eléctricas al recomendar la potencia que debemos tener contratada con la pasividad del regulador al respecto.

Consumidores domésticos

Un consumidor doméstico puede reducir su factura 61,5 € (impuestos incluidos) al año sólo por disminuir un tramo (1,15 kW) su potencia contratada. ¿Es poco? Hay mucho consumidor que así lo piensa “yo por 60€ ni me molesto en llamar” Pero podría verse desde otro punto de vista: “Estoy colaborando con 60€ al enriquecimiento de una pocas empresas y mantenimiento del actual sistema energético” No está nada mal como propina, puesto que esos 60€, donde mejor están es en el bolsillo de cada uno.

La introducción del “contador inteligente” hubiera sido un buen momento para cambiar esta situación, pero desde el primer momento no se ha contado con el consumidor ni para el desarrollo de funcionalidades, ni para la introducción de posteriores cambios, negándole la información necesaria para aprender de sus hábitos de consumo.

En este sentido, ANAE con su campaña #ACTIVATE #DESUNESTAE proporciona las herramientas y análisis necesarios no sólo para saber cuál es la potencia ideal de cada consumidor sino también la conveniencia o no de pasar a una tarifa con discriminación horaria, consiguiendo unos ahorros medios de 170-190€ anuales.

Consumidores profesionales

Como vimos, la potencia en los consumidores profesionales tiene asociado un precio mayor, por lo que ajustarla a las realidades del negocio es imperativo. En empresas, comercios, industrias, etc la potencia contratada se vuelve un asunto más complejo ya que admite diferentes posibilidades de contratación y está sometida a diversa regulación, por lo que la CNMC en sus informes distingue entre potencia contratada y facturada, existiendo notables diferencias. Si, además, tuviéramos en cuenta la demanda, las diferencias serían muchísimo mayores.

En cualquier caso, podemos analizar este matiz para hacerse una idea de las desadaptaciones de potencia existentes por tarifa y donde una vez más, el número de suministros es el dominante, siendo la tarifa 3.0A la que más desadaptación o posibilidad de optimización (según se mire) dispone al ser la mayoría de suministros profesionales:

Las actuaciones que ha realizado ANAE a sus socios en este sentido, frecuentemente derivan en ahorros anuales del orden de 4 a 5 dígitos. Por nuestra experiencia, raro es el suministro en el que nunca se hizo una optimización, se hizo hace tiempo o se confía en el gestor de la gran eléctrica, que su demanda esté acorde con lo facturado y por tanto con precio ajustado. Lo normal en suministros profesionales es pagar sobrecostes, a veces muy importantes.

Entonces, ¿cuánto pagamos de más por la potencia?

Como vimos, la potencia facturada del sistema eléctrico asciende a 175GW cuando lo máximo que se ha utilizado, muy puntualmente, han sido 39 GW el resto, 136GW, es pues un regalo que hacemos al sistema para mantenerlo. Saber a cuánto asciende ese regalo es difícil porque REE no desglosa esa punta de potencia demandada por tarifas, por lo que tendremos que movernos por aproximaciones.

La primera podríamos hacerla atendiendo al nº de suministros por tipo de tarifas, así podríamos obtener, según este criterio, el desglose por tarifa correspondiente a la punta de demanda, suponiendo que esta se mantuviera constante (que evidentemente no es así):

Vemos que con este criterio, lo que pagamos en concepto de potencia facturada pero no utilizada jamás, asciende a 9.770 – 1.690 = 8.080 M€ que con los impuestos totaliza 10.277M€

También podríamos valorar que esa punta de potencia (mantenida en el tiempo) sea función de la potencia facturada por tarifa, entonces el resultado sería diferente:

Según este otro criterio, lo que pagamos en concepto de potencia facturada pero no utilizada jamás asciende a 9.770 – 2.175 = 7.595 M€ que con los impuestos totaliza 9.660 M€

En la realidad será una cantidad a caballo entre ambas, que redondeando podríamos hablar de unos 10.000 M€ que pagamos por potencia contratada, ¡no utilizada nunca!

La conclusión que podríamos obtener con todos estos datos no conocidos antes, es que ya seamos consumidores tanto domésticos como profesionales (incluyendo en este apartado a las comunidades de propietarios grandes) es imprescindible optimizar los diferentes parámetros de las facturas y muy especialmente, la potencia contratada. Cada caso es particular y las posibilidades de ahorro serán mayores o menores, pero en cualquier caso el futuro no parece muy prometedor, ya que el peso de la potencia contratada en nuestras facturas tiene una tendencia al alza y no parece sino que empeore en un futuro próximo.

* Todos los datos y gráficos mostrados se han elaborado a partir de informaciones diversas de fuentes oficiales: Boletín de indicadores eléctricos de la CNMC, BOE e indicadores mensuales de REE

Anae

Publicado en economia, energia, legislación, social | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Qué es “cohousing” !!!

permaculture community

Es un tipo de comunidad cohesionada por su forma de entender la relación entre vida privada y vida común. Está formada por viviendas privadas y una dotación importante de servicios comunes. Está planeada y gestionada por sus residentes, según el modelo que ellos mismos deciden, lo que les permite definir el proyecto según sus necesidades específicas reales. Para conseguir un coste moderado las viviendas, aún contando normalmente con equipamiento completo, suelen reducir su superficie habitual para dedicarla a los espacios comunes.

eCOHOUSING_QUE ES COHOUSING_CONVIVENCIA-INTIMIDAD

Los residentes pueden definir su propio modelo de convivencia para compartir algunas o muchas de las actividades vitales, desde las más básicas como la gestión de la comunidad, la limpieza o el ocio, hasta la cocina, el cuidado de los niños, la jardinería, etc. Los servicios comunes, con un marcado carácter socio-cultural, pueden incluir cocina, comedor, lavandería, guardería, enfermería, oficinas, talleres, sala de actos, habitaciones de invitados y viajeros, salas de juegos, gimnasio, ordenadores y multimedia, spa, invernadero, etc.

Hay cohousing de muchos tipos: urbanos y rurales; en edificios nuevos o en rehabilitados: las casas pueden ser de tipo unifamiliar, adosado o en bloque y los espacios comunes estar agrupados o repartidos. Cohousing es una alternativa al anodino y derrochador urbanismo actual.

El concepto moderno nace en Dinamarca en los años 60-70, pasando posteriormente a otros paises del norte de Europa y a Estados Unidos, donde se formaliza el nombre genérico cohousing para definir esta forma de organización del modo de vida y de la vivienda.

eCOHOUSING_MODELOS COHOUSING_TIPOS 01

Hay distintas formas de plantear la propiedad. La más común es la cooperativa con cesión de uso, en la que la cooperativa es la propietaria y las personas tienen derecho de uso indefinido. Es un derecho que se puede transmitir por herencia y se puede vender a través de la cooperativa. Esto facilita la posibilidad de cambio de un cohousing a otro en función de las necesidades vitales en cada época de la vida.

ecohousing-QUE ES COHOUSING-ECONOMIA Y CESION DE USO

El cohousing facilita la convivencia y la cooperación entre los residentes, así como la centralización de equipamientos y servicios, lo que termina aportando beneficios sociales, económicos y medioambientales.

ecohousing

Publicado en cooperació, social, sostenibilidad | Etiquetado , , , | 1 Comentario

La hora de las buenas cooperativas de viviendas

coop

Las ideas que se tienen sobre conseguir una vivienda en cooperativa, no siempre buenas, bien vale la pena revisarlas. Casos como el de PSV en los noventa y, más recientemente, las imágenes de administradores de gestoras en el banquillo y de los cooperativistas en la calle han minado la confianza en el sistema. Sin embargo, el régimen cooperativo tiene historias con final feliz y mantiene sus ventajas como fórmula de acceso a una vivienda más barata porque se hace a precio de coste —más los gastos de gestión— y se ahorra en el beneficio del promotor. También permite un plan de pagos gradual tras una aportación incial.

Tras una época de desatinos, se puede decir que el régimen de cooperativas ha purgado muchos de sus errores. Una vez que la promoción tiene concedida la financiación, es difícil que acabe en estafa porque las entidades financieras atan muy corto a las cooperativas. La barra libre de crédito se cerró hace años. Eso sí, si a una persona le interesa sumarse a un proyecto en cooperativa ya no es suficiente con dar una pequeña señal y pagar unas cómodas cuotas hasta que llegue el momento de firmar la hipoteca. Hoy hay que tener entre el 10% y el 30% del coste final del piso y desembolsar el dinero en los primeros meses de la obra.

En cuanto al porcentaje sobre el coste total que cobra la gestora ha pasado del 12% y 16% durante el pasado boom constructor, al 8% y 9%, una cifra considerada razonable por el fundador de Domo Gestora, Feliciano Conde. El presidente de la Confederación de Cooperativas de Viviendas (Concovi), Alfonso Vázquez Fraile, —que encarna la historia cooperativista española con más de 1,5 millones de viviendas— desaconseja que supere el 10% del coste total.

En cuanto al precio, la vivienda nueva en cooperativa puede no ser más barata en comparación a las usadas que la banca ha sacado al mercado. Sin embargo, en la fórmula cooperativa el futuro propietario, —como autopromotor— va definiendo cómo será su vivienda. Conde explica que “aunque sea la gestora la que organiza todo el proyecto, el espíritu cooperativista permanece porque los socios hacen la vivienda a su medida. Y sin coste adicional”.

Leopoldo Moreno, consejero delegado de la gestora Ibosa, explica que “si se necesita una vivienda inmediatamente, hay oferta de segunda mano. Si es a dos o tres años vista, la cooperativa con una buena gestora es lo más recomendable por la extraordinaria calidad y porque se puede personalizar la vivienda”.

Otra idea a revisar es la de que hacen sobre todo vivienda protegida. “Ha caído la promoción de vivienda protegida, no hay crédito y prácticamente ha desaparecido del plan estatal”, explica el presidente de Concovi. Lo cierto es que, según el Observatorio de la Vivienda, el coste de la vivienda de protección oficial (VPO) ya no es la mitad del de la libre, como hace un lustro. Es más, en un nuevo barrio madrileño como el Ensanche de Vallecas (28.000 viviendas) hay pisos de precio libre más baratos que la protegida.

La capital española es el foco más dinámico para el mundo cooperativo. Por ejemplo, en barrios nuevos como Valdebebas, suponen el 64% de las 5.800 viviendas en marcha.

Y en las grandes urbes los suelos mejor ubicados se han convertido en un bocado costoso que, paradójicamente, pueden masticar mejor las cooperativas. “Los promotores no tienen liquidez. La cooperativa aglutina una demanda específica que puede reunir el precio del suelo, ahora que ya no se dan créditos para comprar terrenos”, explica una experta. Todavía no interesan a los fondos de inversión que buscan rentabilidades de dos dígitos. Así las cosas, la balanza se ha inclinado a favor de la promoción en cooperativa y no porque aumente la adhesión a la economía social, sino porque las entidades financieras descubrieron que el modelo permite reducir los riesgos.

Ni un euro para el suelo y nada de crédito al promotor para edificar hasta que le presentan la promoción cubierta al cien por cien con futuros propietarios solventes. Y ejerce un control exhaustivo antes de liberar los pagos para construir. Así, en cinco años (2009-2013) bajó la promoción un 76% y subió la del régimen cooperativo un 3%.

En el debe cooperativo se puede apuntar los tiempos. Puede pagar suelos muy atractivos pero necesita varios meses, a diferencia de una promotora con fondos. Afortunadamente, en los concursos de suelo público, la Administración fomenta la concurrencia al permitir pagar a plazos los suelos que saca a subasta.

Sin censo sobre las gestoras, Ibosa, con 1.500 viviendas en marcha y 40 personas —ya que incluye arquitectos y aparejadores en plantilla— o Domo Gestora, con más de 500 en marcha y en proyecto y 25 personas en nómina, son un ejemplo de las nuevas empresas: tamaño pequeño y equipo profesional que han pescado en el desguace de todas las gestoras que han desaparecido. Las históricas como Larcovi o Vitra, de mucho mayor tamaño, se han diversificado hacia alquiler y la rehabilitación.

No obstante, sigue siendo fácil registrar una cooperativa y con el señuelo de un buen precio, cobrar a muchos demandantes una escueta señal que no será reclamada en los tribunales.

Consejos para evitar el fraude

  1. Busque información sobre la trayectoria de la gestora y su solvencia. Vea promociones ya ejecutadas y visite las oficinas.
  2. Los foros de Internet sirven de orientación, sin olvidar que son de fácil manipulación. Concovi puede ofrecer información (si bien no todas las cooperativas están asociadas) y también la junta de compensación.
  3. Es importante que la promoción cuente ya con financiación.
  4. Los cooperativistas ingresan el dinero en una cuenta bloqueada a nombre de la sociedad cooperativa.
  5. La gestora no tiene ni firma ni ningún tipo de poderes. No se entrega dinero o cheques a la gestora.
  6. El suelo debe ser comprado directamente por la cooperativa y registrarse a su nombre; a falta de los seguros que la ley prevé y las compañías apenas ofrecen.
  7. La cooperativa tiene que estar en el registro de cooperativas y debe entregar al usuario los estatutos, el número que ocupa en la lista de cooperativista y toda la información sobre la promoción.
  8. Al ser autopromoción, las decisiones importantes se deciden en asamblea: contratos con la gestora y la constructora, mejora de calidades…Hay que asistir.
  9. La asamblea elige al órgano de gobierno, representación y gestión de la cooperativa: el consejo rector. Ningún miembro de la gestora puede estar en él.
  10. Además de la asamblea ordinaria anual obligatoria para aprobar cuentas por un auditor externo, se celebran asambleas extraodinarias.
  11. Quien se incorpora a una promoción en marcha tendrá que regularizar pagos con el resto de los socios. Se puede subrogar la hipoteca con la entidad que ha dado el préstamo promotor o buscar otra.
  12. Es aconsejable que la cooperativa adjudique la obra en concurso, a precio cerrado.
  13. Conviene que la cooperativa no adquiera obligaciones ante terceros hasta que no tenga un nivel de ventas suficiente para asegurar la viabilidad.
  14. Hay dos tipos de aportaciones: al capital social, reembolsable si se da de baja, en torno a los 150 euros, y la entrega y aportaciones a cuenta de la vivienda: para financiar suelo y la construcción.
  15. Cuando el cooperativista se da de baja, se le devuelven las cantidades entregadas, aunque tendrá que esperar hasta que le sustituya otro. La ley permite que se demore la devolución hasta 18 meses. Podría retenerse hasta un 5% en caso de baja injustificada, algo muy inusual.

El País

Publicado en cooperació, economia, social, sostenibilidad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mejor tener buen humor …. !!!!

Som energia 07

Som energia 08

Som energia 03

Som energia 04

Som energia 06

Som energia 05

Som energia 01

Som energia

Publicado en humor | Etiquetado | Deja un comentario

El Sol que es rentable

ecoo-logo

Una inversión desde 1.000 euros, en un valor seguro, con una rentabilidad garantizada de alrededor del 6% y una permanencia mínima de cinco años. Si alguien tratara de convencernos de que detrás de estas características hay un proyecto social, ético y sostenible en lugar de un producto financiero, probablemente dudaríamos.

Pero la iniciativa, puesta en marcha por una pequeña empresa dedicada a empujar la transición hacia las energías renovables y el cambio de modelo energético, es real y cuenta ya con 150 participantes. Camino Solar (así se llama la propuesta) busca consumidores “con consciencia” que quieran invertir en instalaciones solares fotovoltaicas de las que luego recibirán los ingresos por la venta de electricidad, contribuyendo, de paso, a darle la vuelta al sistema energético.

“El único objetivo del Gobierno es impedir a toda costa que los ciudadanos sean propietarios de su propia energía. Si no tomamos decisiones que quiten poder a los oligopolios seguiremos hablando sin solucionar nada. Nada va a cambiar si no hay una ciudadanía que empuje al cambio. Por eso proponemos invertir en renovables, porque en ese momento uno se convierte en activista del cambio”, señalan Cote Romero y Mario Sánchez, dos de los fundadores de la empresa sin ánimo de lucro Ecooo.

Cada persona que quiera invertir deberá hacerlo por una cantidad de al menos 1.000 euros que se compromete a no retirar antes de cinco años. Esa cifra, aseguran, permite empezar a compensar nuestra huella ecológica, es decir, el impacto ambiental que tiene el consumo que hacemos de los recursos naturales. No obstante, para producir, por ejemplo, unos 3.000 kilovatios (el equivalente al consumo eléctrico medio de un hogar en un año) sería necesaria una inversión de al menos 7.000 euros.

Los beneficios se reciben cada tres meses en función de la venta de electricidad

Tras el desembolso, el inversor entra a formar parte de una comunidad de bienes junto a los demás participantes y recogerá cada tres meses los beneficios de explotación de la planta fotovoltaica, que varían en función de la época del año y la ubicación de la instalación. Ecooo calcula que, descontando los gastos de operación y mantenimiento, el total de la inversión inicial se recuperaría después de 13 o 14 años comenzando a obtener beneficios netos. En torno al año 30 se habría conseguido generar una rentabilidad cercana al 6%. Su objetivo es poder recaudar el apoyo de un millón de personas en un año.

“No buscamos empresarios ni inversores cuyo fin sea puramente económico, sino consumidores conscientes. Este sistema económico nos lleva a la individualidad y nosotros queremos trabajo colectivo. De alguna manera, se trata de replicar en el ámbito económico y ecológico los movimientos sociales que tienen lugar en el aspecto político”, señalan.

“Cuando uno invierte en renovables se convierte en activista del cambio”

Todas las fotovoltaicas que tienen arrendadas son instalaciones sobre tejado pertenecientes a la primera generación de renovables. Plantas de personas que decidieron invertir en su día y que ahora, dado el cambio regulatorio y la crisis económica, ya no pueden mantener. Al ser plantas registradas antes del año 2012 tienen derecho a cobrar por la venta de electricidad y los complementos a la inversión y la operación.

“Es cierto que podría haber nuevos cambios regulatorios que harían variar algo la rentabilidad, pero los cálculos los hemos hecho teniendo en cuenta la legislación más conservadora. Si hubiera un cambio de color político en el Gobierno se mantendrían las condiciones en las que la gente invirtió”, dice Mario Sánchez.

Publico / Som energia

Publicado en cooperació, economia, eficiencia energética, energia, legislación, social, sostenibilidad, tecnología | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario